BIENVENIDOS...

En este blog intento compartir mis letras. Ellas conjugan mi experiencia de vida, de trabajo, mis sueños y mis deseos.

Confío en que podré generar un espacio de intercambio entre Uds. y yo, que medie la distancia y nos abrace en esta relación maravillosa que se da entre escritores y lectores.

Mi nombre es Nancy Graciela Nasr, y aquí les presento mi pasión...

viernes, 27 de julio de 2012

Destino Grisáceo... Destino Greyish








Destino Grisáceo... Destino Greyish
(Derechos reservados)


-Pudimos llegar después de andar con Ferrero casi 200 km, por suerte teníamos combustible, bueno, en realidad llegamos… a penas. En el trayecto nos quisieron abordar los Greyish pero no nos pudieron detener.-
-Es impresionante ver la desesperación que tienen por conseguir combustible y alimentos sanos-.
-Los Niños Puros están a salvo?... Debemos protegerlos a como de lugar, si es necesario daremos nuestra vida por ellos. Saben que ellos son la única esperanza del planeta y quienes podrán custodiar que el círculo no se rompa-.
-Tratarán por todos los medios de cortar la cadena que nos sostiene vivos, tendremos que intensificar los recaudos para que  ello no pase-.
-Debemos reunir nuestros mejores hombres e ir en busca de los niños Greyish, esa será la única manera de acabar con esta guerra descabellada. Es increíble que la única solución sea realizar una acción que nosotros despreciamos, pero ya han fallado todas las propuesta, todos los pactos. El daño genético fue muy grande... y no les permitió encontrar las soluciones a sus problemas. Tendremos  que hacerlo!-
-Si no lo hacemos ellos vendrán por nuestros Niños Puros…-.
-La acción será sin armas, del modo planeado, de ninguna manera dañaremos más el planeta de lo que está, solo haremos nuestra incursión y con Dios de nuestro lado,  volveremos sanos y salvos todos,  o los más posibles…-.
-Formaremos dos grupos unos serán los distractores, el cebo,  y los otros serán los que irán en busca de los niños Greyish, este último grupo acompañará a los científicos de la Ocescu, con el gen sano-.
-Nos encontramos al amanecer en la fuente cristalina, de allí partirán los dos grupos. Mañana decidiremos a la suerte a quien será, distractor y quién la avanzada. Todos de acuerdo?... Correcto, a descansar por hoy y que el supremo esté con nosotros!-
A la hora señalada se encontraron los dos comandos ecológicos, los de Verdoría,  llegaron primero, ataviados con un traje verde y ocre. Aún no habían terminado de acomodarse, que ya se veía llegar por el fondo de la calle el grupo de Azularia, con igual atavío pero en azules y celestes. Ambos uniformes se completaban con una careta a modo de escafandra que cubría por completo su cabeza, formada por cuatro columnas pequeñas que alojaban  cuatro tubos de oxígeno naturalizado los que les permitirían respirar en todo el trayecto. El aire desde aquellos sucesos había cambiado su composición y solo lo respiraban los Greyish a costa del deterioro progresivo de su capacidad intelectual y del color de su piel en grisácea, por mutación pigmentaria.
Cualquiera haya sido su raza o su color de piel en el pasado, todos se habían transformado en seres grises, incapaces de solucionar sabia e inteligentemente el problema genético que los estaba destruyendo.
Su piel se volvía más y más gris y a la vez sus redes neuronales iban perdiendo eficacia, volviéndolos motriz y mentalmente cada vez más torpes.
La moneda voló por el aire enrarecido y al caer en la mano del Orientador mayor determinó que Azularia  iría con los científicos, mientras que  a Verdoria le correspondería ser el cebo.
Así las cosas, partieron los dos grupos a cumplir aquella misión que sería la última oportunidad que tendrían de lograr la pacificación, y la remisión de las consecuencias de aquella sucesión de equívocos, hace más de cien años.
Verdoría tomó la avanzada, cuando llegaron al cañadón detectaron movimientos de cuerpos con el espectrómetro febrícular. Con sumo cuidado siguieron avanzando hasta una distancia que les aseguraba ser vistos. Desde allí todo debió  hacerse muy rápidamente, treparon por la colina lo más velozmente posible hasta las Grutas del Peñón  ese sería el mejor lugar para jugar a las escondidas… La distancia debería ser mantenida constante y calculada, puesto que si era demasiada, se retirarían por la pendiente opuesta y desde arriba divisarían al otro grupo, pero si era muy cercana podrían ser atrapados y… comidos vivos.
Mientras tanto Azularía avanzó agazapados por el cañadón hasta las posiciones de los grisáceos o Greyish, allí en el cobertizo se encontraban sus niños. La tarea sería difícil aún no cruzándose con ninguna mujer gris, deberían adormecer a los niños con un compuesto que reacciona químicamente  al contacto con el agua. Lo incorporarían a los tanques donde almacenaban sus aguas olorosas, las que beben y usan para su aseo. Los vapores desprendidos de esta solución les  producirían somnolencia permitiéndoles acercarse para realizar el procedimiento.
Los juegos de escondite continuaban  casi cuerpo a cuerpo, lo que era de cierta gravedad ya que los Greyish poseían las armas, que existían desde el  siglo pasado antes del suceso desencadenante de tanta tragedia. Armas  que podrían terminar con la vida de todos ellos, solo que cuidaban sus disparos porque su invalidez intelectual cada vez más pronunciada les impedía poder continuar con su fabricación.
Dos disparos se escucharon y llegaron como ecos hasta el cobertizo, el Orientador Mayor de Azularia y sus hombres temieron lo peor, pero gracias al Supremo, el compuesto ya había hecho su efecto  en los tanques de agua olorosa, adormeciéndolos, por lo que los estruendos no ocasionaron ningún cambio.
Rápidamente el grupo le abrió paso a los científicos que comenzaron sin más dilación con su labor. Cada niño debía ser inyectado  con el compuesto hecho a base de la sangre de los Niños Puros, los genes de las células sanguíneas harían el resto, iniciando el proceso regenerativo a nivel tisular neuronal y epitelial, dentro de las veinticuatro horas siguientes.
La tarea se había cumplido por lo menos por parte de Azularia, solo faltaba tirar la bengala azul que indicaría retirada a los dos grupos.
Iniciaron el camino de  regreso y apenas se consideraron lo suficientemente lejos dispararon la bengala azul, como  señal de que la misión de Azularia se había concretado ya. Se retiraban dando miradas furtivas al cielo para ver la señal lumínica de Verdoria, pero ésta no aparecía…
De pronto se oyeron dos nuevos disparos que venían de las Grutas del Peñón, El Orientador Mayor de Azularia decidió cambiar el rumbo de la misión y acudir en ayuda de sus pares, presintiendo que no la estaban pasando nada bien.
Reunió a su grupo y dijo: - Debo hacer algo por mis compañeros, ellos arriesgan su vida como cebo, para dar vía libre a la misión, y ahora no me puedo ir y dejarlos librados a su suerte. No les doy una orden solo apelo a su voluntad, los que quieran acompañarme… será una expedición de rescate y de alto riesgo. Quienes lo deseen pueden seguir hasta tierra segura.-
Todos los hombres dieron señal de aprobación al rescate. El Orientador Mayor con gran satisfacción del valor demostrado por su equipo, designó cuatro de sus hombres para acompañar a los científicos de regreso, el resto emprendió el camino hacia las Grutas del Peñón.
Ascendieron lo más velozmente que pudieron pero en extremo silencio, gritos desgarradores se escuchaban como saliendo de la primer Gruta. De pronto un silencio más atroz aún marcaba el final de esa vida…
El Orientador Mayor, decidió enviar una avanzada a cada gruta para poder realizar un mapa de situación y determinar acciones en consecuencia. Tres hombres partieron para esa tarea. El primero asistió a una especie de faena donde despostaban carne, la carne de sus compañeros seguramente. No pudo contener las náuseas que le produjo semejante espectáculo.
El segundo hombre contemplaba un lugar donde las mujeres Greyish  guardaban o acopiaban esa carne enterrándola con sus propias manos luego de haberla envuelto en telas. Eran casi perros o lobos, que de rodillas, con sus propias manos enterraban los restos casi en una conducta instintiva y bestial.
El tercer hombre de la avanzada pudo ver lo que parecía había sido el campo de batalla, y aún podía divisar algunos seres grisáceos desplazándose como inspeccionando cualquier recoveco que haya servido de escondite para los invasores. Decidió buscar la forma de regresar para informar al Orientador, pero cuando giró oyó una piedra caer a sus pies, trato de seguir su trayectoria y pudo ver a un pequeño grupo en un hoyo no muy grande excavado en la roca, como si fuera un nicho donde algunos de sus compañeros se mantenían ocultos. Percibió que alguno de ellos estaba herido pues una mancha roja se observaba en la superficie de ingreso al agujero. Usó el código gestual acostumbrado para indicar que volvería con ayuda y partió.
La situación era sumamente delicada muchos habían muerto, pero algunos de ellos esperaban ser rescatados antes  que los encontraran los Greyish.
-Solo hay una alternativa- dijo el Orientador ante los informes de sus hombres- utilizar el compuesto restante que producía adormecimiento, nuestros compañeros llevan las máscaras con resto de gas para veinte minutos, usaremos nuestras cantimploras como bombas disolviendo el compuesto en ellas, al arrojarlas desparramará sus vapores y en unos minutos estarán abombados. Solo tendremos cuatro minutos para rescatarlos y huir de lo contrario correremos la misma suerte que los otros.-anunció el Orientador.
Realizaron la incursión exitosamente, luego de un gran esfuerzo, y a pesar de ser perseguidos y baleados en la retirada por el campo,  lograron rescatar a seis de sus compañeros, dos de ellos muy mal heridos.
-Luces por  favor.  Buenas tardes a todos y todas, les agradecemos por habernos elegido para su formación.
Este video que han visto es el testimonio de lo ocurrido hace cien años atrás, cuando por la necedad y negligencia de muchos de los Países de ese entonces, estuvimos al borde de la desaparición no solo como especie sino la desaparición del planeta todo.
Es por eso que cada inicio de clases les proyectamos este material para que ninguno de nosotros olvide lo cerca que estuvimos, sobre todo porque muchos de ustedes seguramente serán líderes del mañana y tendrán en sus manos el destino de nuestro planeta.
Quisiera agregar algunos datos para clarificar cómo y porque ocurrió todo esto.
-Saben todos que hace cien años la tierra era casi toda, un lugar tenebroso donde pocas manifestaciones de vida quedaban en ella, y las que si estaban, lo hacían con un franco deterioro, luego del cual iban desapareciendo, ese fue el caso de los humanos y de muchas especies animales.
Antes de eso una gran cantidad de Despreocupados que luego inexorablemente se convirtieron en Greyish, lograron deteriorar su ciclo de tal manera que no hubo forma de parar la desintegración de toda partícula orgánica de la tierra. Las plantas ya no crecieron y comenzaron a agotarse todas las reservas de alimentos, las pasturas escaseaban  y los animales perdieron su alimento. Solo un pequeño sector  del Planeta,  “Azularia” y nuestra tierra “Verdoria”, ambas en el cono sur de la Gran América, fueron los únicos  que tomaron en serio las recomendaciones que se dieron en esa época en relación a detener acciones que afectaban el suelo y el hábitat en general.
Las grandes naciones, quienes en esos momentos poseían los medios económicos para iniciar procesos de investigación de energías alternativas, y para tomar acciones concretas de mejoramiento del medio ambiente, hicieron oídos sordos.
Hubo despreocupación por desmantelar plantas nucleares que se hallaban instaladas sobres fallas de las placas tectónicas y por reinstalarlas en lugares testeados sísmicamente, como rango de  altísima seguridad. Tampoco se tomaron otras tantas medidas que se debían iniciar con urgencia; más bien se dedicaron a discutir  quién lo haría primero, o quién después.
Armaron cuanto concilio, reunión o congreso pudiera hacerse para nombrar las comisiones de intervención que nombraran a otras comisiones y éstas a otras y así sucesivamente, pero en concreto, nada,  sin  poder ver lo inminente del desastre.
La cosa empezó en los países de oriente extremo, comenzando por un gran terremoto, seguido por una alternancia de tsunamis y terremotos que devastaron toda la zona este del planeta representado en plano.
Lo que no destruyó los terremotos y maremotos, lo hizo la radioactividad que se desplegó por aire, tierra y agua.
Las aguas y tierras contaminadas radiactivamente transformaron sus recursos en desechos tóxicos que al ser ingeridos por los Despreocupados le produjeron transformaciones en sus genes mutando su descendencia en Greyish, niños y hombres grisáceos. Todo pudo haberse evitado, pero no fue así.
Los grisáceos o Greyish vivieron de la carroña, animales que luego de varias degeneraciones genéticas morían. Su ingesta, junto con respirar aire enrarecido, les produjo la mutación del gen responsable de la inteligencia  adaptativa, que es aquella que permite desarrollar estrategias de resolución y acomodamiento a las condiciones nuevas, y resolver prácticamente  los problemas o situaciones no esperadas para la especie, por ejemplo: la variación genética y del tono de su piel.
Éste señoras y señores era el eje de la cuestión.
Los Greyish, poseían un libro que para ellos es sagrado, es el Compendio  General de Biología y Genética aplicada a las deformaciones radioactivas, que fue robado de la gran Red Oracular de Ocescu (Organización Comunidades Ecológicas Seguras  Concientes y Unidas) solo allí estaba escrita su salvación, que no era nada difícil, por cierto, solo que su atrofia genética no les dejaba desarrollar científicamente  la solución.
Jóvenes, su solución era nuestra desgracia, o por lo menos de las generaciones de entonces y de su descendencia. Necesitaban extirpar el gen que les mencioné de niños sanos y vivos, de los Niños Puros, solo ellos poseían ese gen activo como para realizar nuevas redes neuronales que cambiarán el resultado de la génesis trófica de su especie.
 Los científicos de Verdoria y Azularia generaron una sustancia a partir de la utilización de la sangre extraída a los Niños Puros, que una vez inyectada en los niños Greyish, comenzó a regenerar y reparar progresivamente los daños producidos a su sistema neurológico. Esto fue posible con las investigaciones de nuestros científicos, quienes desarrollaron una ciencia puesta al servicio del planeta y no de su destrucción.
 A lo largo de los años subsiguientes, fueron desapareciendo las frontera y nos hemos transformado en ésto que somos hoy: una especie que vive en comunidad con las demás, y que cuida de dañar lo menos posible el ecosistema que habita.
Las acciones  que acaban de presenciar en el vídeo, son las que nos permitieron estar hoy aquí como especie, construyendo sostenidamente este planeta donde lo prioritario es la vida.
Que tengan un buen año lectivo!. Pueden pasar a los cursos…

0 comentarios:

Publicar un comentario