BIENVENIDOS...

En este blog intento compartir mis letras. Ellas conjugan mi experiencia de vida, de trabajo, mis sueños y mis deseos.

Confío en que podré generar un espacio de intercambio entre Uds. y yo, que medie la distancia y nos abrace en esta relación maravillosa que se da entre escritores y lectores.

Mi nombre es Nancy Graciela Nasr, y aquí les presento mi pasión...

sábado, 30 de junio de 2012

Good News …Bad News



Good News …Bad News
(Derechos reservados)

Corría desesperada no podía entender qué había pasado, las cuadras que la separaban de su casa  eran apenas diez, pero le parecían cien, cientos, miles. Al recibir la noticia por teléfono no pudo reaccionar. María, su doméstica, le hablaba y sentía su voz que se alejaba, como si estuviera detrás de una burbuja. Las palabras entraban en su cabeza para alojarse luego en su corazón, y transformarse en un parche que redobla sin cesar, en una marcha alocada que no le da respiro.
Inmediatamente cerró el teléfono celular, corrió a la oficina de su jefe para avisarle. Desde fuera sus compañeros contemplaban la escena sin oír lo que decía pero comprendiendo que la situación era muy importante para que Marisa decidiera suspender su trabajo de diseño y salir con lo puesto a la carrera. Su primera intensión fue tan fuerte, que por poco olvida su bolso. Ni siquiera esperó el ascensor, corrió escaleras abajo como llevada por el diablo. Sí, sí… algo muy importante debía haber ocurrido para que se fuera, murmuraban todos.
Corría, corría desesperada, mientras las palabras de María giraban por su mente, se repetía no… no puede ser cierto…no  nunca me sucedió algo parecido. Seguía su carrera sin casi mirar en las bocacalles al cruzar. En las primeras cinco calles los semáforos jugaron a su favor pasando a verde peatonal justo cuando llegaba a la esquina, pero luego la suerte cambió. Fueron las palabras de María que cada vez sonaban más fuerte en su cabeza hasta ensordecerla – “Señorita anunciaron su número en la radio, ese que esta en el billete de lotería del refrigerador”…- una y otra vez esas palabras fuertes, cada vez más fuertes…
La bocina del bus sonó estridente pero al parecer no la escuchó. Se largó a la carrera sin ver la luz roja peatonal. Su cuerpo fue arrastrado unos metros y luego cayó produciendo un ruido sordo al golpear su cabeza contra el pavimento. De su mano se desprendió el celular mientras sonaba la música del mensaje de texto de María “-perdón srta. me equivoqué por un número”.

Nancy Nasr
15-05-2012
www.versosymasversos.blogspot.com


0 comentarios:

Publicar un comentario