BIENVENIDOS...

En este blog intento compartir mis letras. Ellas conjugan mi experiencia de vida, de trabajo, mis sueños y mis deseos.

Confío en que podré generar un espacio de intercambio entre Uds. y yo, que medie la distancia y nos abrace en esta relación maravillosa que se da entre escritores y lectores.

Mi nombre es Nancy Graciela Nasr, y aquí les presento mi pasión...

domingo, 24 de febrero de 2013

Cincuenta y uno


Cincuenta y uno
(Primer aniversario de la tragedia del tren de Once)

Un año  del verano en que marchaste,
sin permiso tu vida arrebatada
como de otros cincuenta, consternada
quedó la población ese febrero.
Que el  freno,  el motorman, la negligencia...
de gentes que no tienen la decencia
de servir a su pueblo y a su patria.
Políticos que siempre los delata
el hambre de poder y de dinero.

A nadie de nosotros nos impacta
una nueva cartera o un buen vestido,
solo importan los besos ya perdidos
de aquellos que se fueron sin adiós.
Su falta la consuela, si hay un Dios,
que compense este mundo de injusticia.
otorgando a los jueces la pericia
de dar a cada quien castigo justo;
que corroa al instante el gesto adusto,
simulacro de  faz entristecida,
saludan con sus manos homicidas.
hablando de accidente. ¡ MUY INJUSTO!

Nancy Nasr
22-02-2013
www.versosymasversos.blogspot.com

5 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Certeros y degustables versos.

Saludos ;-)

josé dijo...

Todas las historias donde los que caen son el común de la gente, son propias de todos los tiempos. En el que nos toca queremos, necesitamos y anhelamos cambiar algo para que nuestro paso por la vida tenga un sentido lógico. Es difícil atropellar los muros de la burocracia, tengan el color que tengan, no juzgo pero, no debe ser sencillo estar en cargos de responsabilidad, y saber ellos mismos, que pudiesen llegar al banquillo de los acusados un día. Me gusta su blog y especialmente las poesías, espero seguir compartiendo sentimientos afines. Muchas gracias.

Nancy Graciela Nasr dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nancy Graciela Nasr dijo...

Gracias José por su comentario, particularmente no tengo una afección directa por la tragedia. Solo me mueve la sensibilidad por la injusticia y el dolor. No se si realmente exista ese temor que ud. nombra, creo que muchas cosas suceden por lo contrario, es decir por la impunidad que da el poder y porque tienen la seguridad que en este país nunca se castiga a nadie que haya hecho un mal ejercicio de su función o abusado de su autoridad en el ejercicio del poder.

Anónimo dijo...

No habia visto este poema. Es tan cierto!! Ya un año, muchas muertes, muchos familiares y amigos que no tienen respuesta. Muy injusto!. Comparto tu sensibilidad por el tema!
Silmir

Publicar un comentario