BIENVENIDOS...

En este blog intento compartir mis letras. Ellas conjugan mi experiencia de vida, de trabajo, mis sueños y mis deseos.

Confío en que podré generar un espacio de intercambio entre Uds. y yo, que medie la distancia y nos abrace en esta relación maravillosa que se da entre escritores y lectores.

Mi nombre es Nancy Graciela Nasr, y aquí les presento mi pasión...

miércoles, 17 de septiembre de 2014

El único




El Único
[éste cuento fue seleccionado para su publicación en el Libro "Letras del Face 7" de Editorial Dunken]

 El cielo se iluminó por un momento, transformando la noche en día, los pocos habitantes que para esas horas se encontraban despiertos no pudieron dar cuenta detallada de lo que había sucedido. Aturdidos y casi cegados, no reaccionaron…

A la mañana siguiente casi todo era como antes, sólo casi todo… Algo inundaba el lugar sin ser visto todavía. Un murmullo sostenido  ensordecía, no por intenso, sino más bien por permanente, anidando en las mentes. Fue ganando el espacio como un regimiento de hormigas, que avanza en una noche sobre los cultivos depredándolos, sin aviso; así fue penetrando el hábitat, invadiendo la cotidianidad de los habitantes del lugar.

Se instaló como un ruido superpuesto a los ruidos naturales del día, de la noche, camuflado en el bullicio general de la vida pero arropando la muerte en las mentes humanas.

En pocos días comenzaron a correr noticias de suicidios sorpresivos: “aceleró sin control hasta estrellar su auto en el comercio”, “corrió por la azotea y se arrojo al vacío”, “cayó desde el edificio  en el cual limpiaba los vidrios”, “varios niños se arrojaron a las vías del ferrocarril.” Éstos y otros tantos titulares similares abundaban las páginas de los diarios y los canales de noticias…

Nadie pudo ligar los hechos, salvo  don Simón, pastor del campo donde cayó el objeto, que comenzó a notar un cambio en la conducta inteligente  en sus animales. Ya no era necesario conducirlos a los campos de pastos verdes ni a la fuente de agua, solos se conducían. El número de caballos se amplió, la tropilla contaba con los de cría y los salvajes. Las cabras y las ovejas ya no se reunían en cada hacienda, solo había una gran manada. Intentó avisar a los patrones pero mientras se dirigía a la casa grande la tropilla cambió sorpresivamente el rumbo y lo atropelló, provocándole la muerte instantáneamente.

Mientras tanto yo  sigo aquí en esta cueva, escondido durante el día y saliendo por las noches para obtener mi alimento y leña, creo ser el último humano de la tierra. A la nueva especie nunca la vi solo cuando salgo en las noches veo un fluido gelatinoso, verde brillante que invade los senderos. Creo que lo único que me salvó del suicidio fue mi sordera, no se cuanto podré resistir esta soledad interminable, eterna y definitiva. Soy el último y el único. La ausencia de los otros, quita fundamento a mi vida. La idea de muerte ronda mi cabeza… pero no sus ruidos.

8 comentarios:

Bob Morrison dijo...

Es un cuento muy bueno. En primer lugar, desde el principio, se sostiene perfectamente un misterio. Un final abierto a diferentes interpretaciones, sin intentar explicar las cosas que suceden, lo que hace que el lector participe de ellas. Felicidades.

Eugenia Carrión García dijo...

Felicidades,Nancy, manejas muy bien la intriga, muy interesante. Saludos!!

Nancy Graciela Nasr dijo...

Bob Morrison, gracias por tu gentil comentario, para mí valioso, ya que no es habitual que escriba este formato. Gracias miles!

Nancy Graciela Nasr dijo...

Gracias Eugenia por leerme siempre. Te aprecio mucho y te admiro como escritora.

León Faras. dijo...

Interesante propuesta e impecable narración. Cuánto tiempo Graciela!. Con respecto a la historia, el hecho de que la sordera salvara al personaje deja la esperanza de que otros sordos también se salvaran, no?. La humanidad tiene esperanzas! jaja. Un saludo Graciela, cuídate mucho.

Nancy Graciela Nasr dijo...

hola León cuánto tiempo sin cruzarnos, es una alegría tu paso por aquí.
Y si.... creo que aún hay posibilidades. Pero en el cuento al protagonista le rondan malos pensamientos.

Anónimo dijo...

COMO SIEMPRE HERMOSO!!!!

Nancy Graciela Nasr dijo...

Gracias "Anónimo", por tu comentario, y ojala la próxima puedas firmar el comentario.

Publicar un comentario